SINGAPUR: EXPLOSIÓN DE LOS SENTIDOS

Asombroso Sky Line de laBahía de Singapur.Fotografía de MS

Asombroso Sky Line de laBahía de Singapur.
Fotografía de MS

Verano sin vacaciones y contando los días hasta el 25 de octubre

Taylandia se inunda.

Hay que cambiar el trayecto.

Sanjay nos pregunta: ¿Por Tokyo o por Singapur?

¿Singapur? ¿A cuánto está? ¿Puedo mirar en Google?

No hay tiempo, ¡¡¡elige!!! ¡¡Salimos mañana!!

La maleta, ansiosa, espera cerrada desde la madrugada.

Cambio de zapatos.

Y comienza El Viaje.

¡¡SINGAPUR!!

Llego con las piernas algo hinchadas tras doce horas de vuelo y al salir a la calle un aire caliente y tremendamente húmedo me golpea fuertemente. Estamos en otro continente y allí, se siente.

Un taxista que nos dice que España “le suena” nos acerca al Hotel. Un elefante vestido de rosa nos saluda desde el retrovisor. Huele a curry. Singapur da su bienvenida.

DSC_0069

Salimos a la calle y todo es una explosión de color, de olores y de sonidos. Es el DEEPAVALI. La fiesta de las luces. El año nuevo hindú. Su gran fiesta.

Calle de Little India adornada por el DEEPAVALI o Fiesta de las Luces. Singapur.

Calle de Little India adornada por el DEEPAVALI o Fiesta de las Luces. Singapur.

Singapur quiere decir, en Sánscrito, Ciudad de los Leones, siendo Merlion, una estatua mitad león y mitad pez, el símbolo de la ciudad.

Singapur podría parecerse a un parque temático o a un tablero de parchís. Dependiendo del rincón de la ciudad en el que te encuentres, el color es diferente, y los olores, y la arquitectura, y el bullicio también. Se divide en varias zonas totalmente diferentes.

Está la excesiva Little India, donde la cultura hindú manda.

Little India es tan ruidosa como poco madrugadora. Las fruterías abren hasta muy tarde en la noche. La comida se vende en la calle. Hay música alta a todas horas. En sus restaurantes no hay mesas individuales. Todos comen juntos, con las manos, y se enjuagan en unos fregaderos que están en medio del local mientras un camarero pasea con un cubo de zinc ofreciendo salsa picante . El asfalto y la tierra se encuentran en los mismos caminos, los collares de flores se venden junto a las piernas de cordero y el color de los trajes de las mujeres resaltan el alegre carácter hindú.

Calles del colorido barrio de Little India en Singapur.

Calles del colorido barrio de Little India en Singapur.

Detalle de Templo en Little India. Singapur.

Detalle de Templo en Little India. Singapur.

Esculturas que decoran un templo

Esculturas que decoran un templo. Fotografía de MS.

A poca distancia, está el Barrio Chino. Los chinos representan el 76,8%; los malayos, el 13,9%, los indios, el 7,9%, y el 1,4% restante proviene de diversos países, sobre todo occidentales (latinoamericanos y europeos).

Encontramos espectaculares templos, muchísimos restaurantes callejeros, mercadillos nocturnos repletos de imitaciones. Parece que todo lo chino siempre nos muestra esa apasionante e inexplicable conjunción de tradición ancestral y tecnología punta.

Señor leyendo el períodico en Chinatown. Singapur.

Señor leyendo el períodico en Chinatown. Singapur.
Fotografía de MS

Edificio del Barrio Chino de Singapur.

Edificio del Barrio Chino de Singapur.

Las Peticiones: la entrada a estos templos en los que suenan cuencos, las oraciones se cantan, los monjes visten de naranja, hay Budas de oro y el aire está cargado de incienso tiene algo de onírico.

En la entrada de los templos es normal encontrar un baúl lleno de telas para taparte en caso de vayas enseñando algo de pierna o de brazos.

A otro lado, se pueden comprar inciensos y trocitos de papel decorados con diversas peticiones. Tras pedir por ellas, se queman en hornos y se prenden los inciensos, impulsando el humo al cielo para que nuestros deseos lleguen mejor a los dioses.

Momentos de oración en un templo budista.

Momentos de oración en un templo budista.

Templo en el barrio chino de Singapur.

Templo en el barrio chino de Singapur.

La Zona Comercial de Orchard Road, un paraíso de boutiques y lujo que inunda no sólo las calles, sino también las estaciones de metro.

También se encuentra en Singapur un distrito árabe conocido como Kampong Glam, donde se puede comprar espectaculares telas, sobre todo sedas, en colores vivos a precios bastante más económicos que en España. Si vas con tiempo, en algunos comercios hay modistas que confeccionan trajes a medida en varios días. No hay que perderse en esta zona la Mezquita del Sultán.

Y la impresionante bahía de Singapur, a los pies del Gran Complejo Marina Sands.

Es absolutamente impresionante. Barcos tradicionales ofrecen pequeños cruceros desde los que admirar el Ski Line, para ver de cerca Marina Sands y el Museo de Ciencia, y disfrutar con el colorista Barrio Buggies.

En las noches un espectáculo de luces y música hacen aún más impactante esta visión.

Espectáculo de luz en Marina Bay.Puente de luz, Marina Sands y Museo de Ciencia.

Espectáculo de luz en Marina Bay.
Puente de luz, Marina Sands y Museo de Ciencia.

Barcos tradicionales para disfrutar de un crucero por el Río Singapur.

Barcos tradicionales para disfrutar de un crucero por el Río Singapur.

Pintoresco barrio Buggies visto del Río Singapur.

Pintoresco barrio Buggies visto del Río Singapur.

Cabe mencionar la visita que hice a Marina Sands. Entrar en ese hotel es dar la bienvenida a otro mundo. Puedes encontrar una bombonería de ARMANI, el Restaurante español de Santi Santamaría y su famoso y concurrido Gran Casino.

Para los que no estamos  acostumbrados al juego, resulta impactante observar un lugar repleto de personas que actúan como poseídas por el espíritu del dinero, sin levantar las cabezas del tablero.

Singapur tiene uno de los PIB más altos del mundo y para atraer visitantes se legalizó el juego en el año 2005.

Dicen que muchos grandes negocios se resuelven en torno a estas mesas. Y Singapur es uno de los 4 Tigres Asiáticos. Y esto, da dinero, y puestos de trabajo directos e indirectos. Pero, ¿podríamos decir que es producto de una sociedad evolucionada, o no? ¿Es ese un buen modelo de crecimiento? ¿Qué pasaría si no va acompañado de avances científicos, sociales y educativos?

He leído que lo que va a construirse en Madrid con el Proyecto de Eurovegas,  sigue el modelo del Marina Sands de Singapur.

Interior del Casino de Singapur.

Interior del Casino de Singapur.

Singapur ofrece como lugar de atractivo turístico la Isla de Sentosa. Un pequeño recorrido en tren sobre el mar llega a esta Isla, en la que se ha construido un Parque de Atracciones gigantesco. Si eres un fanático de estos lugares, te encantará. Pero si no, tardarás poco en darte la vuelta.

Comer en Singapur es bueno, bonito y barato. Para los menos atrevidos, hay restaurantes internacionales de todo tipo (en Little India es más difícil encontrarlos), pero, en cualquier caso, sería una lástima perderse los placeres gastronómicos típicos del país.

Recomiendo sin duda el Antiguo Mercado de Pescadores, muy cerca de Marina Bay, sorprendente por haber podido resistir a la jungla de asfalto que se ha levantado a su alrededor y por la variedad de platos que son cocinados en el momento, desde tiburón a las típicas empanadillas asiáticas al vapor.

Mercado típico de comida en la bahía de Singapur.

Mercado típico de comida en la bahía de Singapur.

Algunos datos prácticos:

La moneda es el dólar. En la actualidad, 1 euro equivale a 1,65 dólares de Singapur. Hay muchas oficinas de cambio por toda la ciudad.

Si quieres aprovechar la ocasión para comprar tecnología a buen precio, has de ir al SIM LIM Square, un Centro Comercial de seis plantas dedicado en exclusiva  a ello  y, si bien el regateo no es tan exagerado como en otros países asiáticos,  sigue siendo fundamental. No te resignes con los primeros precios que te ofrezcan, puedes rebajarlo como mínimo un 25%y vé siempre con precios de referencia.

Lo encontrarás en Rochor Canal Rd con Becoolen St, en Little India.

No olvides pedir las facturas correspondientes porque en el Aeropuerto, la oficina de impuestos te devolverá un porcentaje.

Interior del Centro Comercial SIM LIM donde encontrarás todos los avances tecnológicos y alguna que otra reliquia.

Interior del Centro Comercial SIM LIM donde encontrarás todos los avances tecnológicos y alguna que otra reliquia.

Transporte: Desplazarse en Singapur es muy sencillo. Las distancias no son imposibles. En cualquier caso, el metro es nuevo y funciona muy bien y los taxis son baratos.

Marina Sands. Complejo hotelero y Gran Casino en la Bahía de Singapur.

Normalmente, Singapur es una escala para viajes que parten de Europa hacia Asia u Oceanía, siendo otros países los destinos buscados. En cualquier caso, aconsejo no perder la oportunidad de pasar varios días visitándolo. Sin duda, vale la pena.

Ayarí

Anuncios

Un pensamiento en “SINGAPUR: EXPLOSIÓN DE LOS SENTIDOS

¡Me encantaría saber qué te parece, opina aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s