Nueva Zelanda III: Las Playas del Mar de Tasmania

DSC_4965

La costa de Nueva Zelanda. Fotografía de MS.

Siempre me han gustado las palabras.

Usar cuantas más mejor.

Están para eso.

DSC_4963

Playa e Haast, cerca de la desembocadura del Río Haast.

Hay palabras que me gustan de manera especial.

Ojalá es mi preferida. O Ajolá, como diría mi abuela.

DSC_4969

Otras, sin embargo, me gustan sólo por su sonoridad: melancolía, soledad, abismo…

Y hay palabras que evocan y consiguen trasladarme a rincones lejanos: catamarán, bergantín, Atlántida…Tasmania.

La costa del Mar de Tasmania está llena de magia.

DSC_4951

Troncos erosionados, arrastrados por el mar o por el río. Fotografía de MS.

Rodar sus sinuosas carreteras pensando cómo diantres los primeros navegantes pudieron    hacerse camino entre la exuberante vegetación que no deja un hueco libre. Ni siquiera para el viento.

DSC_4956

Me imagino a esos primeros visitantes que desde su barco observaban cómo no era tan fácil asaltar la tierra.

Sólo había un camino.

Sus playas.

DSC_4948

Inmensidad de la playa. ¿Recordáis la película El Piano?

Playas enormes. Largas. Solitarias. De arena clara. Donde se encuentran todas las brisas dando forma a los arbustos, erosionando maderos de antiguos barcos, haciendo esculturas de arena.

DSC_4947

Bosque que se adentra en el mar.

La playa de Haast, en la Costa Oeste de la Isla Sur, es un escenario de película.

Caminas entre sus troncos como buscando el rastro de algún el tesoro o el parche de un pirata.

Y te encuentras un pingüino.

DSC_4989

Alien centenario. Fotografía de MS.

Los granitos de arena vuelan en dirección Sur, al encuentro de las corrientes donde se mezclan en batalla el Mar de Tasmania y el Océano Pacífico.

Crestas de espuma dibujan la línea en la que se despiden las almas maoríes.

DSC_4953

Casa Maorí.

Espuma que impregna de salitre las rocas. Rocas gigantes y redondas. Rocas partidas porla mitad como con un cuchillo. Por la furia entre el Rey de los Mares y el de la Tierra dicen unos.

Por la magia de la Glaciación dicen otros.

DSC_4977

Dijo el dramaturgo Jardiel Poncela que la sed de viaje es síndrome de inteligencia.

Viaja a Nueva Zelanda y busca Haast, la línea de espuma y la roca.

Sumérgete en la película de sus playas.

Sigue las huellas.

Deja las tuyas.

Y disfrútalo.

DSC_4943

Hasta pronto,

Ayarí

Ps. Y la próxima semana te prometo un bosque fósil junto al mar.

Anuncios

Un pensamiento en “Nueva Zelanda III: Las Playas del Mar de Tasmania

¡Me encantaría saber qué te parece, opina aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s